La Normatividad en Seguridad Privada
Publicado en la revista Más Seguridad, en la edición de Abril de 2008

En nuestro País la regulación en materia de seguridad privada contempla, hoy día, 33 marcos diferentes, uno de ellos correspondiente al ámbito federal y los otros 32 relativos a las legislaciones locales, los cuales presentan diversos grados de diferencia entre sí, que van desde el detalle del contenido temático, hasta las instancias autorizadas para la capacitación en la materia, de tal manera que cada uno de ellos orienta la actividad del sector bajo diferentes condiciones.

Si bien existe un ordenamiento a nivel federal que establece un principio de coordinación entre estos marcos normativos, la realidad es que algunos Estados no sólo establecen condiciones diferentes a otros, sino que en la práctica ignoran la prevalencia de la competencia federal para las empresas que operan en dos o más entidades federativas , y las obligan a cumplir con sus propios ordenamientos, aplicando los usuales mecanismos de hostigamiento que aprovechan las ambigüedades en los textos de leyes y reglamentos.

La cuestión crítica es que las ambigüedades en la ley se resuelven por medio de decisiones discrecionales por parte de las instancias institucionales, en las que se suele aplicar la ley del embudo, con la parte más ancha a favor de quien toma las decisiones, y la más angosta del lado de quien sufre las decisiones, lo que en ocasiones suele ser un ambiente favorable para la proliferación de prácticas de corrupción.

En este sentido, la realidad es que las corporaciones del Estado, por más eficientes que lleguen a ser, siempre serán insuficientes, de tal suerte que siempre se requerirá de la participación empresarial en el sector, como complemento y coadyuvante de las instituciones. Esto es algo inevitable porque la sociedad lo demanda, como lo muestra el crecimiento del sector, en su mayor parte como empresas que no cumplen con ningún marco regulatorio, consecuencia de las condiciones de desorden, incertidumbre y discrecionalidad.

Esta diversidad y discrecionalidad regulatoria, además de rondar la ilegalidad por ir en contra de las premisas del pacto federal, propician en gran medida el estado de desorden normativo, la baja calidad de los servicios y la incertidumbre empresarial en el sector de la seguridad privada. Y la pregunta clave es ¿quién se beneficia de ello? Ciertamente no los clientes, que por pagar barato reciben servicios de baja calidad, ni el personal de las empresas, con bajos sueldos y casi nula preparación.

Por ello, es urgente establecer un marco unificado a nivel nacional para regular los servicios de seguridad privada, partiendo de la premisa de que en el fondo el problema de la seguridad es igual en todas partes, trátese de lesiones, robos o daños en general. Porque las personas sangran y sufren de la misma manera en todos lados, y no de forma diferente en cada Estado, como se contempla bajo las condiciones de la actual diversidad regulatoria.

Asimismo, es conveniente para todos, instituciones, empresas y usuarios, que se establezca ese marco normativo unificado para el sector, que promueva el desarrollo empresarial hacia una efectividad con calidad en la prestación de los servicios de seguridad privada, de manera similar a lo que se ha hecho en otros ámbitos de negocio, para elevar la competitividad de los organismos nacionales, a fin de que mejoren su oferta de servicios, y puedan hacer frente a la competencia de empresas internacionales que ya han ingresado al mercado nacional.

¿Estarán dispuestas las instancias institucionales a ponerse de acuerdo dejando de lado los intereses y beneficios políticos y económicos que reciben de las actuales condiciones de discrecionalidad? ¿Estarán dispuestas las empresas del sector a invertir esfuerzos y recursos para mejorar? ¿Estarán dispuestos los usuarios de estos servicios a pagar más por mejores servicios, o seguirán prefiriendo lo barato sin calidad? ¿Entenderán todos, instituciones, empresas y usuarios, que a todos les conviene la mejora en la calidad de los servicios en el sector, y que la única manera de hacerlo es colaborar para empujar hacia arriba, y no jalar hacia abajo?

Sólo el tiempo dará la respuesta.

Corporación Euro Americana de Seguridad México, 2013 © Todos los Derechos Reservados