El uso de la videovigilancia en el control de accesos
Publicado en la revista Más Seguridad, en la edición de Abril de 2009

El control de acceso constituye probablemente lo más típico de las tareas de seguridad, al grado de que la imagen de un oficial de seguridad a la entrada de una instalación suele ser lo que se proyecta en la mente de la gran mayoría de las personas cuando escucha la palabra seguridad.

En general el control de acceso es parte de una actividad básica en el ámbito de la seguridad, la restricción, cuyo propósito no consiste, como mucha gente parece creer, en simplemente prohibir la entrada o la salida de un lugar sino en restringirlas, esto es seleccionar con base en alguna forma de mecanismo de identificación y valoración quién y como puede entrar o salir de un entorno.

En las tareas de control de acceso, al igual que otras en el ámbito de la seguridad, se utilizan como apoyo algunos recursos de tecnología con un espectro de formas funcionales muy amplio, que van desde los más simples instrumentos computarizados de registro mediante captura de datos, hasta los más complejos sistemas biométricos de identificación y autentificación, incluyendo entre ellos a los medios de vigilancia como los equipos de CCTV.

En el caso particular de los sistemas de CCTV se tiene que el apoyo que puede proporcionar al control de acceso es exclusivamente de vigilancia, de donde se deriva precisamente el término video vigilancia, ya que por sí mismo sólo puede desarrollar una función de registro, o incluso de detección e identificación en el mejor de los casos, pero que no puede realizar ninguna actividad física de restricción, a menos que opere combinado con otros recursos, que pueden ser humanos y/o tecnológicos.

Asimismo, que la perspectiva de utilidad de un sistema de video vigilancia en cualquier aplicación varía radicalmente dependiendo si se cuenta o no con un recurso de monitoreo activo, ya que en el primer caso es posible activar un protocolo de reacción para enfrentar alguna situación de emergencia, mientras que el segundo sólo permitirá el registro de la actividad para una posterior revisión, si es que se cuenta con algún mecanismo de grabación.

En su aplicación específica al control de acceso lo que hace un sistema de video vigilancia es proporcionar una imagen que permite establecer una identificación de quien pretende entrar o salir, y con base en ella el recurso de monitoreo toma la decisión de franquear o no el acceso. Para lo cual dicho franqueo puede darse incluso mediante un mecanismo que accione en forma remota un cerrojo, sin necesidad de presencia física en el punto de acceso.

El recurso de monitoreo más común para un sistema de video vigilancia suele ser un elemento humano que toma decisiones a partir de lo que ve, comparándolo continuamente respecto a lo que esperaría ver. Donde tales decisiones suelen referirse a tomar o no acciones en respuesta a una determinada situación, lo que puede comprender formas tan diversas para una misma instalación, como franquear el acceso o enfrentar una emergencia.

La alternativa más avanzada de recurso de monitoreo son las soluciones informáticas basadas en inteligencia artificial, que son capaces de aplicar protocolos de valoración de imágenes para detectar y notificar acerca de condiciones potenciales de riesgo, y que van desde la simple detección de movimiento (VMD, o Video Motion Detection) hasta formatos complejos de valoración e interpretación de patrones de actividad con base en el uso de algoritmos heurísticos.

La gran ventaja de un sistema de video vigilancia es que presenta lo que se puede considerar como una visión directa de la realidad a base de imágenes en vivo, a diferencia de otros sistemas incluso más complejos y sofisticados como alarmas y mecanismos biométricos, los cuales ofrecen una representación de la realidad a base de señales que requieren de alguna forma de interpretación.

Pero al mismo tiempo, la mayor desventaja de un sistema de video vigilancia es que puede ser burlado a través de alguna forma de suplantación por un intruso que adopte una apariencia similar a la esperada de alguien autorizado, y que incluso pueda pasar desapercibida y no ser detectada por un elemento de vigilancia presente en el punto de acceso.

La incorporación de un sistema de video vigilancia como recurso de apoyo a un control de acceso puede contribuir a mejorar significativamente su efectividad, independientemente de la forma en que se utilice, ya sea como un medio de supervisión para asegurar la correcta aplicación de los protocolos de restricción, o bien siendo parte integral de dichos protocolos.

Para ello lo más conveniente es que los sistemas de video vigilancia se complementen con otros recursos de apoyo, a fin de cubrir sus desventajas, en especial cuando se pretende utilizarlos para aplicar condiciones de restricción muy estrictas en el control de acceso, como es el caso de las instalaciones de alto nivel de seguridad, por ejemplo militares, gubernamentales, nucleares, o de industria farmacéutica con manejo de medicamentos controlados.

Un ejemplo ilustrativo de una combinación simple puede ser el de un acceso con mecanismo de cerrojo accionado de manera remota, en el cual a través del sistema de CCTV se verifica visualmente la identidad de la persona para franquearle el acceso. Este esquema se podría reforzar con un mecanismo de tipo esclusa para permitir el paso de una persona a la vez, con lo cual no se requeriría de la presencia de un oficial de seguridad en el punto de acceso.

Este mismo caso ilustrativo se puede configurar de una manera más sofisticada, incorporando un sistema de identificación biométrica como mecanismo de identificación y autentificación, relegando al sistema de CCTV a una función de verificación de que el sistema biométrico no sea intervenido para engañarlo.

En suma, las posibilidades de funcionalidad que ofrece la tecnología son muy amplias y diversas, y la elección de una forma en particular sólo dependerá de una valoración de viabilidad entre lo que se necesita y el costo de la posible solución, para lo cual habrá que recordar que lo perfecto es enemigo de lo bueno, ya que a mayor restricción habrá mayor seguridad pero también menos facilidades de tránsito para desarrollar lo que puede ser la actividad fundamental de la instalación (comercio, manufactura, educación, servicios, etc.).

Corporación Euro Americana de Seguridad México, 2013 © Todos los Derechos Reservados