Geolocalización, un recurso de seguridad y competitividad para los negocios
Publicado en la revista Más Seguridad, en la edición de Diciembre 2009 - Enero 2010

En el altamente competitivo mundo de los negocios de hoy día se proyecta una paráfrasis del famoso dilema de Hamlet, ya que tener o no tener una capacidad de respuesta para atender de manera efectiva y oportuna los requerimientos de sus clientes es una cuestión tan relevante que puede llegar a representar para una empresa la diferencia entre permanecer y progresar ante sus clientes y competidores, o languidecer hasta desparecer del mercado.

El hecho de contar con el recurso pertinente y estar presente y disponible con dicho recurso en el lugar y momento adecuado, permite abrir los espacios de oportunidad no solo para captar nuevos clientes sino también para arraigarlos, aun cuando no se ofrezcan las mejores condiciones en el aspecto de costos. Es mas caro, pero más seguro, suele ser la percepción de los clientes que determina su arraigo con un proveedor en particular.

De aquí que el riesgo obvio y directo para tal propósito consiste precisamente en que no se disponga de dichos recursos en el momento y lugar en que se necesitan por alguna causa, por ejemplo que estos hayan sido sustraídos, que se encuentren fuera de servicio por daños o descomposturas, o simplemente que se encuentren ocupados o distraídos de sus responsabilidades. Porque las oportunidades no esperan y los huecos dejados son rápidamente ocupados por quien si cuenta con qué hacerlo.

Por ello se plantea la conveniencia de establecer medidas y previsiones para proteger y conservar los recursos con los que se sustenta la capacidad de respuesta de las empresas, a fin de mantener su potencial para competir con efectividad y oportunidad en el mercado. El problema es que estas medidas y previsiones no son gratuitas, y representan una repercusión en los costos, con una perspectiva de beneficio difícil de apreciar y más aún aquilatar de manera clara.

Aunque el aspecto del costo directo de los servicios sigue siendo probablemente el factor más determinante en el ámbito de los negocios, dentro de ciertos límites razonables la efectividad, la oportunidad y la confiabilidad se han convertido en factores de peso cada día más relevantes en la toma de decisiones. Es por ello que bajo la perspectiva de los sistemas de gestión, dentro del rubro de los recursos críticos se contemplan aquellos que contribuyen a la imagen de confiabilidad de la empresa, ya sea equipos o personas.

Para este propósito, los servicios y sistemas de Geolocalización, constituyen un recurso de apoyo muy efectivo para la protección de transportes y personas, ya que no sólo pueden ayudar a recuperar lo sustraído, sino también conservarlo en condiciones adecuadas para el servicio, e incluso llegar a impedir su pérdida o al menos su distracción en cometidos ajenos a los intereses del propietario, lo que permite conservar la capacidad para responder de manera efectiva y oportuna a las necesidades de sus clientes.

En la actualidad los sistemas y servicios de Geolocalización disponen de funcionalidades que no sólo permiten establecer en tiempo real la ubicación de un vehículo, así como percatarse si le ha ocurrido alguna contingencia de seguridad, sino también puede llegar a dificultar que sea sustraído además de verificar las condiciones en que está siendo operado, a fin de reducir tanto posibles daños como desgaste físico, derivados de una operación en condiciones de riesgo.

La configuración de un sistema de Geolocalización puede incluir desde el simple botón de pánico para que el operador del vehículo pueda pedir ayuda en caso de una contingencia, hasta funcionalidades más sofisticadas como el paro remoto del motor, que anula el funcionamiento de la unidad, mecanismos de trabado de puertas y ventanas, así como toda una amplia gama de sensores de puertas y ventanas, para alertar en caso de sustracción de la carga, e incluso de registro del funcionamiento del motor.

Con estas facilidades es posible evitar cualquier alteración de la ruta programada, así como percatarse si se ha presentado alguna emergencia (accidente, agresión, apertura de puertas) para enviar la asistencia pertinente, o bien bloquear el acceso al vehículo y/o el funcionamiento del motor para dificultar alguna agresión o incluso la sustracción de la unidad. Todo ello orientado a asegurar la posesión e integridad del recurso crítico, ya sea el vehículo para el transportista o la carga para el cliente del servicio de transporte.

La perspectiva de beneficio proyectada por la integración de dispositivos de Geolocalización con funcionalidades ampliadas como las descritas se aplica al transportista, pero repercute principalmente en los intereses del cliente de sus servicios ya que, de acuerdo a estadísticas de AMESIS, de los casos de vehículos reportados como extraviados, 34% de ellos se recuperan SIN carga, contra 27% que se recuperan CON carga, y 17% que NO se recuperan.

El beneficio específico para el transportista por el uso de estos dispositivos de geolocalización se ubica en tres ámbitos: el ámbito de seguridad, porque conserva el vehículo, su patrimonio; el ámbito de la productividad, porque dispone de su recurso de trabajo para permanecer y competir en su mercado de servicio; y el ámbito de la competitividad, al ofrecer confiabilidad en el cumplimiento de los compromisos de servicio. Lo cual le exige invertir en mayores y mejores recursos para prestar dichos servicios.

Por su parte, el beneficio específico para el cliente del transportista se ubica en los mismos tres ámbitos: el ámbito de seguridad, porque conserva la carga, su patrimonio; el ámbito de la productividad, ya que le permite cumplir con sus compromisos de negocio; y el ámbito de la competitividad, al presentarse como una opción confiable como proveedor. Lo cual le exige preferir a transportistas confiables, aunque ello implique un mayor costo, recordando que a final de cuentas lo barato sale caro.

La relevancia y conveniencia del factor de la confiabilidad para efectos de competitividad están determinadas por los siguientes cuestionamientos que debe plantearse cualquier proveedor:

  • Si yo no puedo dar en este momento a mi cliente la respuesta que espera ¿va a esperarme hasta que pueda dársela? Que en el caso del transportista equivaldría a que no tuviera una unidad para dar el servicio de transporte solicitado, y en el caso del dueño de la carga equivaldría a no poder cumplir con la entrega porque la carga se perdió por alguna causa durante su traslado, ya sea daño o sustracción, y no cuenta con recursos de reserva para reponer lo perdido.
  • Si yo le fallo a mi cliente en la respuesta que espera, ¿me va a dar otra oportunidad o va a buscar otra opción? Que en el caso del transportista equivaldría a que no entregó la carga por algún daño o sustracción de la unidad, y en el caso del dueño de la carga también equivaldría a no poder cumplir con la entrega porque la carga se perdió por la falla del transportista, y no cuenta con recursos de reserva para reponer lo perdido.

Para lo cual el uso de dispositivos de Geolocalización, con o sin funcionalidades adicionales, llega a representar la diferencia entre tener o no tener el recurso para responder a los requerimientos de los clientes, lo que se puede convertir en una gran ventaja en un contexto de mercado de alta competitividad, cuya aceptación, y eventual adopción como práctica regular de negocio estará determinada por argumentos de conveniencia, más que de regulación.

La decisión para usar o no dispositivos de geolocalización, así como de ampliar o no las funcionalidades de éstos la establece en última instancia el cliente en dos vertientes: como el demandante que obliga al proveedor a ofrecerle determinados atributos o valores agregados en los servicios, o como aceptante de valores agregados en el perfil de servicio que le ofrece el proveedor. Lo que se dará en ambos casos si el cliente percibe que obtiene un beneficio de dicho valor agregado, y acepta el costo adicional por tenerlo.

En suma, el beneficio que aportan los dispositivos de Geolocalización consiste en que procuran la seguridad patrimonial, que se puede interpretar como PROTEGER PARA CONSERVAR, lo cual permite promover la competitividad, que a su vez se puede interpretar como CONSERVAR PARA COMPETIR, ambos con implicaciones financieras, en cuanto a evitar quebrantos en el primer caso, y prosperar como negocio en el segundo, lo que se puede interpretar como COMPETIR PARA PROSPERAR.

Por ello se puede considerar que los servicios y sistemas de Geolocalización representan una INVERSIÓN y no un gasto, ya que, con la configuración adecuada a cada caso, constituyen una herramienta de SEGURIDAD, que puede apoyar el fortalecimiento de la COMPETITIVIDAD de las empresas, y en consecuencia contribuir a su PROSPERIDAD como negocio.

Corporación Euro Americana de Seguridad México, 2013 © Todos los Derechos Reservados