Opciones y decepciones en la elección de equipamiento de seguridad
Publicado en la revista Xtreme Secure, en la edición de Noviembre - Diciembre de 2012

El agravamiento del clima de inseguridad social ha impulsado la demanda ciudadana por recursos de equipamiento para reforzar su seguridad. Sin embargo con cierta frecuencia estos recursos no cumplen con las expectativas que motivaron su adquisición por diversas causas entre las que destacan una interpretación errónea de las capacidades y limitaciones de los equipos elegidos, así como una aplicación incorrecta de los mismos. Y la razón de fondo de este problema es que el ciudadano común carece de pericia técnica ya que no es un profesional en la materia y solo cuenta con información que suele estar matizada por intereses comerciales, lo cual acota significativamente su capacidad de valoración y eventual elección.

Por ello lo más conveniente es darle a conocer con la mayor claridad posible el perfil de funcionalidad de la oferta de equipos disponible en el mercado, destacando las capacidades y limitaciones y de preferencia desde una perspectiva ajena a los intereses comerciales, a fin de que pueda hacer una elección adecuada para su perfil particular de necesidades. Para lo cual en principio se deben tener en cuenta las siguientes consideraciones genéricas:

  • En tecnología TODO es posible, y el único condicionamiento para conseguirlo es una cuestión de costo, en tiempo de elaboración y magnitud de la inversión.
  • Para la elección de un equipo se debe partir de una valoración de factibilidad (si es posible hacerlo) y viabilidad (si es conveniente hacerlo).
  • Para determinar la magnitud de la inversión en equipos se debe valorar con base en un doble cuestionamiento: ¿Cuánto vale lo que quiero proteger? ¿Cuánto me cuesta protegerlo? Aplicando un concepto de valor que no necesariamente se refiere a aspectos financieros.
  • Se debe adquirir NO lo más caro o lo más sofisticado o lo más avanzado, sino lo que mejor responda a las necesidades.
  • El recurso se debe adaptar a las necesidades (enfoque de cliente), y no las necesidades a las capacidades de los recursos (enfoque de proveedor).

Asimismo, que la valoración de los atributos de los equipos se puede distorsionar si no se alinean las ópticas acerca:

  • Las necesidades que deben ser cubiertas.
  • Las expectativas acerca de los equipos (lo que se piensa y espera de ellos).
  • Las realidades de lo que se puede hacer (capacidades) o no hacer (limitaciones) con dichos equipos.

Ya que si las expectativas exceden demasiado a las realidades, cualquiera que sea la opción elegida, aunque sus realidades cubran razonablemente las necesidades, se tendrán decepciones acerca de las decisiones tomadas.

Para estos efectos se pueden establecer las siguientes modalidades en cuanto a la funcionalidad de los equipamientos en seguridad:

Finalmente no se debe perder de vista que cualquier modalidad de equipamiento, por su naturaleza de recursos tecnológicos, por más sofisticados que sean, NO hacen el trabajo, sino que solo ayudan a hacer el trabajo, y que dependen en última instancia del factor humano, en una combinación hombre-máquina, en particular de las facilidades y facultades otorgadas para activar acciones de respuesta ante los eventos ocurridos.

Corporación Euro Americana de Seguridad México, 2013 © Todos los Derechos Reservados