Nuevos Policás, Viejos Problemas ¿cómo preservar la confiabilidad del recurso humano en el nuevo Modelo Policial?
Publicado en la revista Seguridad en América, en la edición Mayo - Junio de 2013

La ley es poderosa, pero más poderosa es la necesidad
Johann W. Goethe

El proceso de depuración del recurso humano que se ha establecido como eje toral en la construcción del nuevo modelo para las corporaciones de seguridad pública, pretende dotarlas de elementos con una nueva mentalidad de servicio así como una mayor efectividad funcional para el cumplimiento de sus responsabilidades institucionales. Sin embargo es inevitable que este nuevo modelo policial se enfrente al problema de preservar su efectividad ante las previsibles tentativas de las organizaciones delictivas para cooptar o eliminar a estos nuevos policías. El viejo problema que se presenta en toda innovación, ya que tenemos lo que queremos, ¿cómo lo conservamos?

PANORAMA

La efectividad funcional en el desempeño del factor humano en cualquier campo laboral se sustenta en la conjunción de dos factores fundamentales:

  • APTITUD, que corresponde a la capacidad de hacer, se manifiesta por el acervo de competencias individuales (conocimientos, destrezas / habilidades y criterios para la toma de decisiones), y es el resultado de los programas de adiestramiento, capacitación y equipamiento a los que se somete al individuo.
  • ACTITUD, que corresponde a la voluntad para hacer, se manifiesta por la disposición anímica para realizar una labor incluso asumiendo riesgos personales, y suele dimanar de la percepción favorable por el individuo respecto a la perspectiva de beneficios a obtener por cumplir con las expectativas acerca de su trabajo.

Para estos efectos, aunque el factor APTITUD constituye la base para tal efectividad, ya que es complicado estar dispuesto a hacer algo si no se tiene la convicción de poder hacerlo, en la práctica la influencia del factor ACTITUD suele prevalecer, en particular cuando el desempeño laboral exige esfuerzos que el individuo aprecia como sacrificios personales. Influencia que se puede tornar adversa para estos propósitos si el individuo considera que la conveniencia por la perspectiva de beneficios proyectados no compensa de manera adecuada dichos sacrificios.

En este sentido, para el campo laboral de la seguridad en general, y en particular de la seguridad pública, la prevalencia del factor ACTITUD es aun más enfática por la naturaleza de riesgo inherente para la existencia e integridad personal en este ámbito. Condición que se agrava ante la estrategia de las organizaciones delictivas conocida como plata o plomo para incentivar las prácticas de corrupción, complicidad y participación delictiva entre el personal de las corporaciones institucionales.

PERSPECTIVA

En términos generales la orientación del factor ACTITUD, que configura el atributo de confiabilidad, se determina por la medida en que se satisfacen las necesidades y las aspiraciones de las personas, para lo cual la conveniencia recomienda establecer perspectivas de mayor beneficio, o de menor perjuicio, si se actúa de acuerdo a las expectativas y no en contrario. Establecer esquemas de alicientes e incentivos para que ganen mucho si actúan bien, y pierdan más si actúan mal, conformados por satisfactores para cubrir las necesidades que atienden los requerimientos del presente y el futuro de corto plazo, y oportunidades para responder a las aspiraciones que atienden a las proyecciones para el futuro a mediano y largo plazo. Lo que en conjunto conforman las condiciones de lo que se visualiza como CALIDAD DE VIDA.

Para propósitos de conformación del perfil de beneficios, se proyectan como ámbitos de aplicación los niveles Personal (lo asociado a la condición como individuo), Familiar (lo asociado al entorno familiar), Profesional (lo relacionado a la ocupación laboral) y Social (lo vinculado a la posición en la comunidad).
Asimismo se proyectan las siguientes vertientes de atención, estructuradas de acuerdo a los conceptos de la Pirámide de Maslow:

  1. Subsistencia, que se refiere a la cobertura de aspectos vitales de supervivencia física, como un medio de manutención y un lugar para vivir.
  2. Seguridad, que se refiere a la certeza en las perspectivas de vida, con aspectos como la permanencia existencial, la estabilidad laboral y la conservación de las propiedades y posesiones.
  3. Aceptación social, que se refiere a la aceptación e inclusión que favorecen la permanencia dentro de un contexto comunitario.
  4. Autoestima, que se refiere a aspectos de convicción y confianza en las capacidades individuales para el logro de los objetivos personales.
  5. Autorrealización, que se refiere a los aspectos de mejora a futuro respecto a las condiciones presentes.

En cuyo contexto lo que se proyecta como amenazas son los escenarios de necesidades no satisfechas cuando inducen cambios en el comportamiento de las personas en un sentido adverso a los intereses comunitarios, en particular las conductas antisociales que fomentan la delincuencia, las cuales pueden adoptar una forma pasiva como la corrupción que solapa, o activa como la complicidad que colabora y la comisión del delito en sí misma, que perpetra.

Asimismo, lo que se proyecta como agentes instigadores de las conductas antisociales son la desesperación por privaciones y penurias, que por lo regular afectan a los niveles de subsistencia y seguridad que son consubstanciales a la persona y se procesan en ciclos cortos, y la frustración por esfuerzos infructuosos y expectativas no cumplidas, que por lo regular inciden sobre los niveles de orden superior que surgen con el tiempo como resultado de la asimilación de las experiencias vividas, compartidas y/o conocidas, y que se procesan en ciclos más largos.

En este sentido se tiene que la manera probablemente más conveniente para alentar e incentivar una ACTITUD favorable a los intereses comunitarios por parte del personal de las corporaciones de seguridad pública consiste en la integración de tres vertientes de beneficios:

  1. Para el presente, proporcionar medios y condiciones para disfrutar de una calidad de vida digna y satisfactoria, así como la protección adecuada por la naturaleza de sus riesgos profesionales, mientras se mantengan dentro de las corporaciones.
  2. Para el futuro, ofrecer oportunidades para construir un proyecto de vida con el mismo o mejor nivel de vida que el obtenido durante su permanencia en la corporación, cuando el elemento se retire después de un cierto tiempo de servicio.
  3. Para un futuro contingente, asegurar medios y condiciones para que la familia o dependientes en general conserven su nivel de vida, si el elemento llega a sufrir alguna eventualidad fatal o incapacitante que le impida continuar laborando.

En cuyo contexto es utópico suponer que la capacidad institucional de retribución pueda igualar o superar la magnitud de los posibles ofrecimientos financieros de la delincuencia organizada en lo que sería un enfoque de confrontación de fuerzas, ya que las instancias institucionales están sujetas a limitaciones y regulaciones que no tiene la delincuencia y por ello se encuentra en desventaja.

Por ello se debe considerar la conformación de estrategias creativas e innovadoras, factibles y viables en el contexto del marco normativo y las posibilidades presupuestales de las diversas instancias institucionales, pero que no se limiten a un trato igualitario, sino que al mismo tiempo recompensen el esfuerzo y la iniciativa individual.

PROPUESTA

Se considera que el conjunto de retribuciones y beneficios laborales debe contemplar la integración de los siguientes componentes a fin de alentar e incentivar un sentido de confiabilidad para el factor ACTITUD en el recurso humano del nuevo modelo policial favorable a los intereses institucionales y las expectativas sociales:

  1. Plan de retribución directa en una cuantía necesaria y suficiente de ingresos para cubrir las necesidades básicas de manutención individual y familiar con un nivel de vida percibido como digno y satisfactorio por el elemento, con una perspectiva de estabilidad laboral. El medio más conveniente para cubrir este componente es a través de un mecanismo de servicio profesional de carrera con reglas claras de permanencia y promoción jerárquica, mecanismos de evaluación y retribución con esquemas de transparencia para propósitos de credibilidad, y facilidades de un acceso equitativo a las oportunidades de mejora. Se proyectan beneficios hacia las vertientes de Subsistencia y de Seguridad.
  2. Programa de estímulos y recompensas, configurado como un mecanismo para el otorgamiento de retribuciones monetarias en forma de bonos por única vez o compensaciones adicionales al sueldo base, con el propósito de Fomentar, estimular y recompensar el desempeño cabal de las responsabilidades operativas de Seguridad Pública, reconociendo el contenido implícito de riesgo personal, y destacando en especial las acciones relevantes en el cumplimiento de dichas responsabilidades. Se proyectan beneficios hacia las vertientes de Subsistencia, Aceptación Social y Autoestima. La forma más conveniente para operar este mecanismo es a través de la figura de un comité, integrado por una mezcla de representantes de las corporaciones, de las instancias institucionales y de la sociedad civil en cuyo seno se presenten propuestas, mismas que se evalúen y asignen con base en decisiones colegiadas. Asimismo, que los fondos para el financiamiento de este programa se obtengan de aportaciones ciudadanas, o mejor aun de los bienes confiscados a la delincuencia.
  3. Programa de vivienda durante su permanencia en la corporación sin repercusión en los ingresos del elemento, asignada de manera vitalicia en caso de retiro o viudez, y hasta los 25 años para los descendientes en caso de orfandad en condiciones similares a la cobertura del IMSS para la prestación de los servicios médicos. Se proyectan beneficios hacia las vertientes de Seguridad y de Aceptación Social al crear comunidades con empatía de intereses.
  4. La forma más conveniente para cubrir este componente es a través de la figura del comodato en conjuntos habitacionales de manera similar a los modelos de éxito comprobado operados por corporaciones como PEMEX, algunas empresas mineras y las fuerzas armadas. Este formato tiene la ventaja colateral de posibilitar el despliegue de medidas y previsiones para la protección física de los elementos y sus familias. Asimismo otra ventaja que ofrece este formato es que los recursos presupuestales para su implementación ya existen en los programas institucionales de vivienda y solo se requiere su reasignación, de tal suerte que no repercuten en los rubros asignados a la seguridad pública.
  5. Plan de prestaciones y beneficios laborales conformado para cubrir los riesgos profesionales del ámbito de la seguridad, en el que se incluyan previsiones para contingencias de retiro forzoso por discapacidad laboral, así como de viudez y orfandad de los dependientes económicos, aplicables desde el día 1 en el servicio. Se proyectan beneficios hacia las vertientes de Subsistencia y de Seguridad. En estos beneficios se deben contemplar particularmente al menos servicios médicos especializados para el tratamiento y rehabilitación de traumatismos, las lesiones más comunes entre los elementos operativos, así como seguro de vida y planes de pensiones por retiro, viudez y orfandad de los dependientes económicos hasta los 25 años en condiciones similares a la cobertura del IMSS para la prestación de los servicios médicos. Este tipo de planes de previsiones sociales son prácticas empresariales muy comunes para entornos considerados como de riesgo profesional, y sancionados normativamente por la legislación laboral para actividades que por su naturaleza física o funcional pongan en riesgo la vida, la integridad y/o la salud de los trabajadores, como los casos, a titulo ilustrativo, de las industrias minera, siderúrgica o nuclear.
  6. Programa de beneficios adicionales otorgados de manera preferencial por la condición laboral en el ámbito de la seguridad, y orientados a mejorar el nivel de calidad de vida de los elementos y su entorno, preferentemente como resultado de iniciativas y esfuerzos personales diferenciales. Se proyectan beneficios hacia todas las vertientes.

En estos programas se pueden contemplar líneas tales como las siguientes, de manera ilustrativa mas no limitativa:

  • Cooperativas para la adquisición de insumos y de bienes de consumo, que contribuyen a mejorar el rendimiento de los ingresos.
  • Apoyos para adquisición de bienes patrimoniales, que contribuyen a mejorar la calidad de vida personal y familiar.
  • Espacios asegurados en centros escolares y dotación de útiles y materiales escolares para los hijos del elemento, lo que da certeza al entorno familiar en cuanto a las oportunidades de educación.
  • Financiamiento y asistencia técnica para emprendedores pymes, que contribuyen a mejorar el nivel y calidad de vida con base en el esfuerzo personal.
  • Becas académicas para estudios profesionales, que abren oportunidades para desarrollar proyectos de vida no necesariamente vinculados al ámbito de la seguridad pública, y por ende fuera de los riesgos inherentes.

La conveniencia de estos programas es que para su implementación se requieren de recursos presupuestales ajenos al contexto de la seguridad pública, incluso del propio sector público ya que se puede recurrir al apoyo de la iniciativa privada.

Para efectos de uniformidad y homologación de expectativas respecto a la efectividad funcional y particularmente en lo que se refiere a la confiabilidad social en el contexto del nuevo modelo policial, se recomienda que el conjunto seleccionado de retribuciones y beneficios que se decida aplicar, de entre estas u otras propuestas, se establezca como una base obligatoria de norma para toda corporación de seguridad pública en el País, a todos los niveles.

CONCLUSION

El proceso de implementación del nuevo modelo policial ha enfatizado la aplicación de mecanismos de valoración de una muy amplia diversidad de atributos y parámetros, con el propósito de seleccionar personal mejor preparado y más motivado que prefiera hacer bien las cosas y no desviarse a favorecer intereses antisociales.

Sin embargo la realidad es que con el tiempo no es posible evitar las tentativas de la delincuencia para inducir a la corrupción a los elementos de este nuevo modelo policial, ya sea con su estrategia tradicional de plata o plomo o bien con algunas otras de corte inédito. Tentativas que podrán tener o no éxito dependiendo del sentido de conveniencia que se proyecte en la percepción de cada elemento en lo individual.

Por ello, lo único a lo que se puede aspirar es a reducir el atractivo o la proclividad hacia la corrupción, asegurándole al elemento una condición razonable de bienestar y protección personal y familiar en el presente, y ofreciéndole oportunidades atractivas y de acceso equitativo para su prosperidad hacia el futuro.

Corporación Euro Americana de Seguridad México, 2013 © Todos los Derechos Reservados