Inteligencia Prospectiva de Seguridad; Un enfoque desde la transcomplejidad
Publicado en el Boletin Informativo de CEAS Mexico, A&o III, Numero 3

Autor. Dr. Arturo Davila Mera, Director Academico de CEAS internacional

La globalización caracterizada por un incremento vertiginoso de la capacidad de comunicarse, ha hecho prácticamente desaparecer las distancias en el planeta, borrando de hecho las antiguas fronteras físicas e intelectuales y sus límites, abriéndonos un mundo multicultural y pluricultural, interrelacionado que respeta las diferencias y todas las manifestaciones del ser humano; haciendo necesario considerar como principio a la existencia de una sociedad interconectada, permeable a los cambios, a las corrientes de pensamiento, a las diferencias políticas, culturales y religiosas y su vinculación con el entorno ecológico, social y planetario. Una sociedad transcompleja.

La transcomplejidad como vocablo, se refiere a entrelazar la realidad objetiva con la subjetiva. Un abrazo entre lo vital, experimental y la conciencia con lo mensurable, lógico y racional . En la sociedad globalizada se observa una mayor exigencia para mantenerse en un nivel óptimo de productividad fruto de la evolución no sólo de ella sino de sus esquemas organizacionales, de los sistemas de información y de su aplicación y adaptación a la realidad en todos los ámbitos de la vida humana. Por tanto, cobra mayor importancia la permanente reflexión de los acontecimientos desde sus múltiples aristas y elementos integrantes e influyentes, ya que la reflexión pormenorizada sobre los componentes de cada escenario que vamos a levantar es sin duda el ingrediente básico para construir futuro

Con el fenómeno globalizante, las amenazas emergentes se trastocan, mutan se adaptan, evolucionan y reinventan, como lo hacen la delincuencia organizada global, el terrorismo yihadista y los ciberdelitos entre otros, dejando en evidencia que la seguridad reactiva o la que se desprende de la inteligencia, está quedando obsoleta, tanto para la seguridad interior como para la seguridad exterior de los estados. El desarrollo de doctrina, métodos y propuestas de inteligencia prospectiva de seguridad, presentan una alternativa válida para proporcionar a las instituciones de seguridad capacidades de respuesta inteligentes, preventivas y proactivas ante estas nuevas amenazas. El adoptar enfoques de seguridad inteligentes basados en el conocimiento comprensivo de las amenazas, partiendo de análisis descriptivos exhaustivos de los fenómenos, que generen una comprensión transcompleja de las mismos, permitirá a las instituciones de seguridad estar en condiciones de abordar estudios prospectivos que sirvan de apoyo para la toma de decisiones hacia una seguridad preventiva, que reduzca los riesgos y posibilite el manejo adecuado de sus incertidumbres.

Dentro del flujo de las ciencias de la seguridad, las aproximaciones duras de la disciplina están bastante alejadas de la flexibilidad, ambigüedad, globalidad y versatilidad de las amenazas sociales actuales. Estas amenazas, se han vuelto prácticamente líquidas, ya no conocen fronteras ni tienen una ubicación fija; y no responden ya a la idea de ocasionar un perjuicio para obtener un beneficio. El terrorismo y la delincuencia organizada buscan aprovechar las debilidades del sistema para obtener una ganancia ilícita y asumen que para lograrla deben emplear la violencia, e imponer sus condiciones por medio de la fuerza. En cambio, otras amenazas actuales como la migración o las resultantes de la inadecuada explotación medioambiental, no tienen en su naturaleza procurar infligir daño sino que, por el contrario, emanan directamente de disfuncionalidades inherentes al propio sistema social que hemos construido y, desde dentro de él, amenazan su bienestar, su estabilidad y, por tanto, su seguridad. La seguridad moderna, así entendida, debería superar la concepción tradicional de respuesta ante una amenaza provocada de modo intencional por agentes externos, para pasar a convertirse en una configuración de esquemas, situaciones o disposiciones estructurales, que no sólo respondan sino que anticipen y prevean riesgos que potencialmente dañen o afecten el orden social establecido.

En una sociedad del conocimiento, la intervención basada en el conocimiento, y por tanto en la evidencia, se plantea cada vez más como una medida efectiva en el momento de articular esquemas de respuesta, mucho más si pretende darles una cualidad anticipatoria o preventiva. La seguridad basada en el conocimiento es seguridad inteligente, sustanciada en procedimientos de obtención, evaluación, análisis e interpretación de la información sobre las amenazas, que consigan descifrar las claves de un comportamiento que pueda ser pronosticado con márgenes de error asumibles.

Los adecuados desarrollo e implementación de capacidades, procedimientos y medios de inteligencia son considerados hoy en día claves para el afrontamiento exitoso de la delincuencia organizada y del terrorismo global a largo plazo . (Montero 2006). En las denominadas ciencias de la seguridad, la inteligencia comprende las actividades, procesos e instituciones dedicadas a la obtención, procesamiento y difusión de información sobre sectores u objetivos de interés para la seguridad de las naciones.

Actualmente, las sociedades democráticas ya no solo exigen que se arreste o condene a los terroristas que cometen atentados, sino que además exigen que sus organismos de seguridad conozcan las amenazas y a partir de ese conocimiento, prevengan su comportamiento para evitar que un atentado terrorista, aunque se planifique, jamás llegue a ejecutarse. Además, la sociedad demanda que la delincuencia organizada no llegue a asentarse en un determinado territorio afectando al bienestar y la seguridad de los ciudadanos.

Con esta orientación preventiva, los organismos de seguridad se verán obligados a desarrollar organismos de inteligencia que construyan conocimiento y anticipen el comportamiento de las amenazas; esto requiere de un aprendizaje permanente que permita la adaptación a entornos cada vez más inciertos, cambiantes y complejos No basta con obtener información del interior y del entorno de cada amenaza, sino que es necesario procesar esta información para interpretarla, para descifrar la amenaza, para elaborar modelos de realidad que permitan la acción preventiva, prepararse para el análisis anticipado de la realidad y adentrarse en el campo de las conjeturas científicas, de la construcción de escenarios futuros posibles (futuribles).

Corporación Euro Americana de Seguridad México, 2013 © Todos los Derechos Reservados